Blog

opiniones, artículos, comentarios...

Etiqueta: Silencio

DESESCALADA FASE I

Photo: Daniela Bartolomé INSURI: Excelente en swahili No hay paraguas oblongos para tapar a perros. Caminan arrimados al dueño y el paraguas redondo les moja el bigote y la cola. ¡Qué molesto! Regar poco antes de que llueva un fuerte chaparrón, es trabajar en balde y encima con el traje de goma echada la capucha, [...]

LAS COSAS DE TAPONCHA. EL PIOJO POETA (poema infantil de 0-100 años)

Photo: Daniela Bartolomé https://www.danielabartolome.com/wp-content/uploads/2020/04/Piojo-Poeta.mp4 El confinamiento te anima a hacer cosas, una de ellas este stop motion a partir de uno de mis poemas infantiles del libro "Las Cosas de Taponcha" dedicado a mi sobrina. Unos dibujos recortados, personajes, fotos y mi voz para darle este aspecto que veis, además un rato en montarlo y [...]

CATORCE DE ABRIL, CONFINADA.

LA REPÚBLICA LORQUIANA No hiende tu lanza este día nuevo, que quedará así, aunque¡de repente! un ojo santo y triangulado se ha abierto como una brecha de la que mana azul. Tres esquinas que corren por encima de mí, y se llevan mi cachito celeste a otros lares. Tener amigo perro en cuarentena, es estar [...]

TRECE DE ABRIL, CONFINADA.

Photo: Daniela Bartolomé EL 13 Hoy es 13 ¡MI NÚMERO DE LA SUERTE! 13 FAROLAS 13 ADOQUINES 13 VENTANAS 13 BALCONES 13 PASOS DE CEBRA... ¡Mmmm! mejor no sigo por ahí, ¡I-M-A-G-I-N-A! 13 PALOMAS MENSAJERAS que me traen trece mensajes de amor desde México 13 PÁJAROS DE FUEGO incendian trece cielos escarlata 13 ÁRBOLES MILENARIOS [...]

DOCE DE ABRIL, CONFINADA.

Photo: Daniela Bartolomé "VIAJAR SIN VIAJAR" Es más tarde que estos días atrás. La traición de Lorenzo, con su no aparición, me deja más rato acostada entre sueños; hoy he estado en un pueblecito, al que llegaba en bicicleta. Por el acento de un hombre al que pregunté cómo salir de nuevo para tomar la [...]

ONCE DE ABRIL, CONFINADA.

Photo: Daniela Bartolomé "EL ARTE DEL SILENCIO" Lorenzo se ha permitido el lujo de no aparecer, a pesar de mi espera ilusionada en el balcón. Inunda mis oídos el zurear de palomo enamorado, muy enamorado (diría yo, por lo continuado y casi exigente de su reclamo ¡oh, l'amour!). Una paloma en el tejado contiguo picotea [...]