Blog

opiniones, artículos, comentarios...

III TERCER ENCUENTRO EL MUNDO RURAL EN FEMENINO

El pasado sábado 29 de junio en Quintanilla de Santa Gadea nos dimos cita en un encuentro que teje redes en femenino en el mundo rural; no por ello menos dado a que en él podamos encontrar cultura, poesía, artesanía, camaradería…y un largo etcétera de cosas buenas.

Buenas por que implican convivencia, trato, conocimiento de qué hacen otras mujeres, y si además el contexto es tan rural como Quintanilla, desde mi punto de vista se conjuga un algo más que tiene mucho que ver con no dejar que nuestros pueblos pendan del hilo de la desertización y la despoblación.

Así manos a la obra la Junta Vecinal con la poeta Isabel Sánchez Hidalgo (y otros nombres que desconozco pero lo digo para que no caigan en el olvido),  nos invitaron a pasar esa jornada sabática en dicho entorno. El día soleado veraniego, ayudó también en el ánimo para ir hasta la zona de Las Merindades en la provincia de Burgos norte. Encontré un papel en un árbol con mi nombre que indicaba el lugar que me habían asignado para poner mi pequeño stand, frente al tele club (centro neurálgico de todo el quehacer del citado pueblo), cultural, vecinal, de reuniones…

Una muy bonita experiencia charlando con las personas que se paraban a curiosear o a charlar conmigo de lo más inverosímil, y también de poesía, por supuesto: emocionados se fueron Luciano e Isabel con mis libros de poesía, (ahora ya suyos, dedicados) por el regalo en forma de susurro con tubo susurrador en ristre, o Esperanza que presentaba su libro de poesía a primera hora de la tarde y se llevó un huevo pintado con una escena del Gernika (había visto el cuadro hacía poco tiempo en el museo y fue lo que primero llamó su atención de mi mesa), o la pequeña Ane, de tres años, que  disfrutó mucho con el “Recicluento” de los tres cochinitos y me lo contaba su sonrisita con dientecitos pequeños y ojos pícaros; incluso las mermeladas naturales que elabora María Teresa (vecina artesana de stand) de productos de su huerta, de las que me traje tres versiones: tomates verdes, (fritos como la peli, no, en mermelada), limón con zanahoria y la ultima y más delicada la de pétalos de rosa roja que olía y sabía maravillosamente.

Por la tarde la presentación de dos libros de poesía, la rifa de la escultura hecha por Amaia Conde Chiralt experta en esculpir en madera con motosierra y el teatro, fueron todo un lujo, que disfruté mucho por lo que no quiero dejar de agradecer a la Junta Vecinal de Quintanilla de Sta Gadea, a Isabel Sánchez Hidalgo y al resto de mujeres que hicieron posible el encuentro.

Gracias (el próximo nos seguimos enredando en femenino ¿vale?)

Daniela Bartolomé

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *